Psicología

La psicología es definida a menudo como: “la ciencia que trata los procesos mentales y el comportamiento”.

En los tiempos modernos, hay básicamente dos escuelas de pensamiento que prevalecen. “Genetistas” y “Conductistas”, la vieja noción de naturaleza contra crianza.

Los genetistas se inclinan a pensar que el comportamiento humano se deriva de la herencia y el instinto. A menudo en las noticias, reportes detallan como algún estudio clama encontrar “predisposición genética” a “ser republicano” o a “fumar cigarrillos”. Esto apoya la visión del mundo de que estamos “preprogramados” de alguna manera e incluso que sutiles matices del comportamiento como una inclinación a la adicción, es “genético” o “instintivo” de alguna manera.

Los conductistas, por otro lado, ven al ser humano como el producto de un condicionamiento basado en la exposición al entorno de esa persona. Por lo tanto, las acciones de una persona tienen un origen derivado de la experiencia, provocados por un entendimiento aprendido. El mecanismo de acción/creencia está entonces originado en el aprendizaje, no en la herencia o el instinto.

¿Cuál es más relevante? Obviamente, ambos puntos de vista son relevantes de cierta forma. Nuestro interés en sobrevivir y reproducirnos es grabado/genético de alguna manera, ya que está directamente asociado con la supervivencia fundamental. Sin embargo, los medios por los cuales la supervivencia es obtenida, están enteramente basados en el condicionamiento social de esa persona. Si una persona crece en un ambiente de escasez y marcado por la pobreza, con acceso limitado a empleos, serán más propenso a involucrarse en una actividad ilegal para sobrevivir, en mayor medida que, por ejemplo, una persona de clase media quien tiene satisfechas sus necesidades básicas.

Al otro lado del espectro, si una persona con mucha riqueza crece en una familia elitista y por lo tanto es condicionada a creer que su riqueza o clase es un símbolo de estatus, probablemente exploten a los que trabajan para ellos o realicen actividades ilegales para mantener esa identidad y esa arrogancia social que parece real.

Lo importante es que el condicionamiento del entorno afecta el 60% de nuestras acciones, y todos los estudios exhaustivos han probado esto una y otra vez.

La gente se hace alcohólica no porque tenga una disposición genética hacia ello, sino por la influencia de sus padres y amigos. Si abusas de un niño, frecuentemente cuando crezca, abusarán de los suyos.

Cuando los medios masivos promocionan cierta idea a la sociedad, como “terrorismo”, entonces se condiciona a la gente a creer que es real y es una amenaza, mas allá de cual sea la realidad.

El hecho es que, somos emergentes, somos organismos vulnerables, siempre estamos siendo influenciados, condicionados y cambiando, hasta cierto punto.

Ese “grado” es influenciado ampliamente por las identificaciones sociales/ideológicas en las cuales hemos sido condicionados para creer que son inmutables. Este particular estado de entendimiento es el que causa la parálisis, ya que no hay nada en la naturaleza que apoye la conclusión de que cualquier cosa que creemos hoy no pueda quedar obsoleta en el futuro, porque una de las pocas ideas en las que podemos apoyarnos con cierta confianza (por ahora) es la realidad de que todos los elementos de la naturaleza son emergentes. Identificarse con un conjunto de creencias para mantener la integridad de algunos es una seria distorsión, ya que se considera una debilidad que demuestren que nos equivocamos. Esto es, por supuesto, absurdo, porque que prueben que nos equivocamos es la forma de aprender y no deberíamos temer esa circunstancia.

Fritz Pearls dijo una vez:

La especie humana es la única especie que tiene la habilidad de interferir con su propio desarrollo”

Este es un importante entendimiento, ya que nuestros sistemas de creencias, los que creemos que debemos defender para mantener nuestra identidad, frecuentemente se ponen en el camino de los nuevos entendimientos y el crecimiento personal.

Las instituciones más dominantes que perpetúan esta parálisis parecen ser la Religión Teista y el Sistema Monetario. Las Religiones Teistas proclaman una visión cerrada del mundo, con un entendimiento basado en la “fe” que rechaza la lógica y la información nueva. El Sistema Monetario (en todos los países) está basado en la Competencia por Trabajo y por consiguiente Trabajo por Dinero. Simplemente, la “fuerza competitiva” puede ser sostenida solamente a través de la auto-perpetuación; y la auto-perpetuación y el interés personal naturalmente llevan a una institución estática que prefiere no cambiar, ya que amenaza su negocio, su gobierno, etc.

Esto es insostenible.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: